martes, 26 de febrero de 2008

Knight Rider 2008... ¿Fantasía o realidad?

Pues... debería haber ido en el post semanal, pero... se merece un post en solitario.
Pues sí, el piloto que debería haber provocado que hubiese una serie semanal renovada de El Coche Fantástico... Si os soy sincero, no me extraña que, hasta el momento, no haya habido reacción de ningún tipo...
Veamos, la historia comienza con el asalto de cuatro hombres armados a la casa de un científico que trabaja para el FBI en un sistema de control de satélites... El hombre se niega a revelarles los códigos de los discos duros donde guarda su trabajo y le matan (supuestamente). La cosa es que el científico había sido el creador de un coche que luchaba contra el crimen para la fundación Knight en los años 80...
Y su sistema de seguridad es algo curioso... un coche inteligente que puede viajar sin conductor... ¿Os va sonando?
Pero claro, el científico no está del todo chiflado y, como para proteger a su hija de los malos sabe que no sería suficiente con un coche, lo programa para que vaya en busca de un joven ranger, Mike Traceur que era vecino suyo unos años atrás... Pero ha crecido. Obviamente, también tiene problemas de apuestas y unos malosos que le persiguen...

Y los tiempos han cambiado, así que además de un tío acostado con dos chicas, vemos una escena de ducha playera (ya sabéis, toda película con escena de ducha es inequívocamente buena)...

Y a una pareja de lesbianas en la cama... con lo que ya cubren tres importantes palos en lo políticamente correcto... Un personaje de color, una mujer de fuerte carácter y un personaje homosexual... Eso sí que es ahorrar...

En fin, el coche logra su objetivo y consigue llevar a la hija del científico con su protector... claro, en ese momento se descubre que habían tenido una relación de jóvenes que había terminado de una manera... un tanto extraña.

Después de unas discusiones de pareja que no son pareja, con gags cómicos protagonizados por el coche, ella quiere ir en busca de su padre, él dice que eso es lo que están esperando los malos y el coche, cuando ella amenaza con alquilar otro, decide hacerle caso a ella...

El científico, obviamente, está vivo y ha ido en busca de la ayuda de la madre del joven... con la que este no se habla desde hace muchos años (problemas porque el padre les había abandonado de joven y cosas así...), pero como los malos son muy malos, se enteran dónde están escondidos y van a por ellos...
Junto antes de morir, la madre le revela a Mike que su padre, Michael Knight (¿lo pilláis ahora?) les había abandonado por una buena razón... Su lucha contra el crimen les hubiese convertido en blancos para sus enemigos...Muere y los buenos, de alguna forma, evitan que los malos roben los secretos del coche y del control de satélites. Al entierro aparece alguien muy especial... el único e inimitable David Has... quiero decir, ¡¡Michael Knight!!

Michael le revela a Mike que es su padre y le sugiere que no sería mala idea que ocupase su puesto como combatiente contra el crimen... Cosa que, Mike acaba aceptando después de que su padre le prometa que se volverán a ver...

Así que ya tenemos todas las piezas para que empiece la serie televisiva... El grupo de apoyo con la chica lista (e interés amoroso del protagonista), el científico chiflado encargado de la Fundación Knight (esto es... curioso, seguramente el jefe de la misma será el propio Michael Knight, pero este hará el papel de Devon...), la agente del FBI que le encargará misiones a Mike que el FBI no pueda llevar a cabo, y el amigo hispano de Mike (que además de contentar a las minorias - joder con lo políticamente correcto -, servirá de contrapunto cómico en ocasiones...).

Así que con la típica escena en la que KITT y Mike se bajan del camión... espera, no es un camión, es un avión que estamos en el siglo XXI... cerramos el episodio piloto.


Inquietante, ¿verdad?