domingo, 17 de febrero de 2008

Gente que desaparece...


Y es que Secuestrado era un título demasiado evidente...
Trece capítulos de una serie que narran el secuestro de un chico de familia rica y en el que se demuestra que no es oro todo lo que reluce...
Un protagonista con un pasado oscuro que se dedica a solucionar secuestros, una ayudante un tanto peculiar (y de la que no se sabe nada), un agente del FBI a punto de retirarse y unos padres que ocultan muchos secretos...
No es una mala serie, no. Pero... quizás, sólo quizás está mal planteada. ¿Cuánto puede durar una trama centrada en un secuestro? Como miniserie hubiese funcionado algo mejor, pero 13 capítulos... demasiado larga.
Aún así... si no tenéis mucho que hacer y os apetece ver una serie bien hecha, pues...