martes, 3 de julio de 2007

Contratos y más...

Es curioso... mis tres escenas favoritas de los Hermanos Marx están en la misma película... que es la película que, exceptuando esos momentos, es la que menos me gusta de todas las suyas... o no. Yo qué sé.

La primera escena es la siguiente:



-La parte contratante de la primera parte será conocida en este contrato como la parte contratante de la primera parte. ¿Qué le parece? Está bien claro ¿no?

-No, no me vale.

-¿Qué pasa?

-No sé, oigámoslo de nuevo.

-La parte contratante de la primera parte será conocida en este contrato como la parte contratante de la primera parte.

-Bueno, esta vez suena un poco mejor.

-Bueno, le voy convenciendo. ¿Quiere oírlo una vez más?

-Sólo la primera parte.

-¿A que se refiere? ¿A la parte contratante de la primera parte?

-No, a la primera parte de la parte contratante de la primera parte.

-Muy bien. Dice esto. “La primera parte de la parte contratante de la primera parte será conocida en este contrato como la primera parte de la parte contratante de la primera parte que será conocida en este contrato… Mire ¿Por qué vamos a pelearnos por una cosa así? Lo quitamos, ¿eh?

-Sí, es demasiado largo en cualquier caso…




La segunda escena es la siguiente:





Y la tercera es la escena más grandiosa que jamás se haya visto:



Ehmmm, pensándolo bien... esta debe ser mi película favorita de los Hermanos Marx, porque he encontrado otras dos escenas fabulosas que aparecen en esta misma película...

La cuarta... también conocida como "todo lo que hay en usted me recuerda a usted excepto usted":



Y la quinta... que es la escena de las camas:



Inquietante, ¿verdad?