miércoles, 13 de junio de 2007

¡Forges es Dios! (parte chopocientosmil catorce o así)

No sé cómo puede hacerlo un día tras otro... pero siempre lo logra (bueno, en el 99'9% de las ocasiones, pero ya me entendéis)... un chiste al día desde hace tantos años... bueno, creo que él había dicho una vez que cada vez se lo ponían más fácil (cosa que no deberíamos dudar si vemos ese "(episodio auténtico)" que acompaña al dibujo de hoy...

Por cierto, si alguien vio (aunque fuera brevemente) el post anterior decirle que no se lo ha imaginado, realmente estaba, pero como la coña era la encuesta y la encuesta (en mi arroba, por si sienten algún tipo de curiosidad) no funcionaba, pues... lo eliminé.

Para aquellos que no tuviesen la oportunidad de verlo, el post en cuestión versaba (uyss, qué fino me he vuelto) sobre un tema que recientemente fue tratado en el Vitiblog... el tema en cuestión era si las cosas que se coleccionaban deberían ser abiertas o mantenerse cerradas... claro, no he dejado mi opinión allí, pero viendo mis posts... supongo que sabrán cuál es mi postura sobre este tema... Eso sí, no quita que, como ya han visto, tenga un expositor (que se me ha quedado muy pequeño) para las figuritas... pero es cuestión de comodidad... ;D
De cualquier manera... NO SOY CAPAZ DE ENTENDER a esa gente que se compra una cosa porque le gusta y luego ni la abre, ni la toca, ni la palpa, ni la huele, ni ostias... ¿pero en qué mundo viven?
Joer, es que es lo mismo que tener novia y decirle: "no, no, no me toques, no te acerques, prefiero "disfrutarte" a distancia". Vamos, una gilipollez como la copa de un pino.
Ese tipo de gente ni tiene sangre ni ná...

Por si son muy despistados o de reciente llegada (¿no han investigado hacia atrás? Jesús, qué... ¡¡sangredehorchata son!!) les dejo un par (en realidad tres) de enlaces para que vean de qué estaba hablando un poco más arriba: este, este otro y este otro también.

¿Conseguiré transformar sangredehorchata en un insulto? En caso de lograrlo... ¿cobraré derechos de autor?

(El autor no se hace responsable de lo que él mismo escribe, es más, no recuerda haber probado nunca la horchata, así que espera que los amantes de la horchata no se mosqueen)

Inquietante, ¿verdad?