sábado, 12 de mayo de 2007

Pesadillas... alucinaciones... Stephen King, claro

(Se me acaba de apagar el p%&o ordenador del trabajo, así que esto va a ser un poco distinto a lo que estaba escribiendo antes... eso sí, espero que el espíritu sea el mismo...)
Pues... me gusta esta serie que emite Cuatro a un horario intempestivo, ¿pasa algo?
Es más, incluso podría decir que algunos capítulos me están gustando bastante... otros no tanto, pero ese no es el tema.
El tema y tal... - que diría Luis Aragonés - es que no creo que esta serie enganche a demasiada gente - y eso que las audiencias están funcionando bastante bien en Cuatro, imagínense que en lugar de emitirla después de un capítulo repetido de Entre fantasmas la emitiesen justo después del capítulo nuevo... -. Seguro que le gustará a mucha gente - de nuevo me remito a las audiencias -, pero no se engancharán. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla... los capítulos son totalmente distintos - más o menos - unos de otros. Y eso impide que la gente se enganche. Que sí, que lo digo en serio. Fíjense en qué series son las más vistas en este país nuestro: Los Serrano, Yo soy Bea, Hospital Central, etc...
Son series que tienen una cosa en común, son de larga - larguísima diría yo - duración y tienen muchas tramas de amores, desamores, engaños y demás... son las versiones nacionales de los culebrones...
Pesadillas y Alucinaciones no tiene nada de eso. Son capítulos independientes unos de otros que no tienen una trama común y que se dedican a adaptar diversos relatos cortos de Stephen King... por un lado muestran la variedad de temáticas que tiene SK - cosa de la que me alegro porque la gente... en fin... es muy cerrada de mollera y ya le han puesto la etiqueta, aunque sí reconozco que está un pelín obsesionado con el escritor con problemas personales -; pero por otro, esa independencia plantea un problema... la gente no se engancha con los personajes - y en los cuatro que se habían emitido hasta anteayer - y mucho menos con los protagonistas, bastante desagradables todos ellos, ya que ni son guapetones ni dicen frases molonas - alguno sí, ojo - ni tienen líos de faldas... vaaale, alguno sí, pero ya sabéis a qué me estoy refiriendo...
Para los despistados, debo decir que me estoy refiriendo a la costumbre... la posibilidad de hacer zapping un día y ver a un personaje en la pantalla, pasar otro día y ver al mismo personaje, etc... llega un momento en que dices: venga, voy a ver qué le pasa al tío ese del zapping...
¿No me creen?
Dos palabras: Camera Café.

Inquietante, ¿verdad?