viernes, 2 de marzo de 2007

Memeces de esas...

Mi estimado amigo Tete me pasa un meme - seguro que es en venganza por el del otro día - sobre las seis cosas que más avergüenzan a uno... ¿de sí mismo? Ehmm, como no lo tengo claro... digamos que voy a poner seis cosas que no voy contando por ahí a cualquiera que pase...

Empecemos:
  1. Pues... soy ligeramente obsesivo... digamos que si me gusta algo - lo que sea, cómics, libros, dvd's, cualquier cosa - siento la inexplicable necesidad de comprarlo inmediatamente. Síp, como suena. Por poner un ejemplo, las novelas de George R. Martin sobre Canción de Hielo y Fuego - y ahora me cuesta mucho leerlas, menos mal que a mi sobrino sí le gustaron - o las novelas de Patrick O'Brian sobre las aventuras de Audrey y Maturin en la Armada Inglesa - y de las que me está costando bastante terminar Operación Mauricio -. Pues bien, cuando se me cruzaron los cables tuve que comprarlas todas - en el primer caso, en el segundo sólo - gracias a quien sea - compré cinco - de un golpe. Lo mismo con los 12 dvd's que habían salido de Los Caballeros del Zodiaco o la colección completa de X-Statix...
  2. No tengo paciencia. Para nada. Algunas veces puedo estar un poco más relajado y tomármelo con calma, pero generalmente no soporto esperar por nada... Me fastidia esperar por la gente, me fastidia que las conexiones a internet tarden más de lo que yo quisiera esperar... Esas cosas.
  3. Lo primero que hago por las mañanas es mirar lo que se ha descargado de noche... Digamos que si hay muchas cosas descargadas tendré un buen día y si no... ya me voy rumiando nada más levantarme...
  4. Cuando estoy nervioso, o peor, cuando no tengo nada que hacer - incluso cuando tengo cosas que hacer -, tiendo a rascarme alguna herida (o postilla) que tenga al alcance de la mano... Por eso tardo mucho en que me curen...
  5. Siempre que tengo algo que escribir y el bolígrafo tiene tapa, normalmente, el bolígrafo está escribiendo y la tapa la estoy mordiendo en la boca... así que os recomiendo que no me dejéis bolígrafos con tapa. Cuando un bolígrafo no tiene tapa, pues... en las pausas de escritura estoy golpeando con el bolígrafo alguna superficie dura, ya sea una mesa, una libreta o la persona que tenga más cerca... incluso a mí mismo, pero no puedo estar quieto.
  6. No me gusta nada hablar en público... No es cuestión de timidez, es que no me gusta hablar en público. :P
Y ya... lástima, ahora que estaba lanzado...

En fin, como estas cosas siempre hay que enchufárselas a alguien: Laura, Sonia, Viti y Roberto (quien con este ya me debe unos cuantos)... ¡¡os ha tocado!!

Eyyy... no es culpa mía, es culpa de El Tete que me ha obligado a hacerlo.

Por cierto, este blog queda oficialmente cerrado hasta que vuelva de mis vacaciones o me apetezca escribir mientras esté disfrutando de las mismas...

Nos vemos!!