jueves, 1 de diciembre de 2005

Otra de películas...

Mucho más cine... Pero en píldoras que si no ocupa demasiado.



La leyenda del Zorro: ¡¡la mejor película de Batman del año!! Otra vez... Si ya consideraba La Máscara del Zorro como la mejor versión en imagen real de Batman, esta película demuestra que el director (Martin Campbell) ha nacido para dirigir una película de Batman... al estilo del Batman sesentero, eso sí, pero Batman al fin y al cabo...
La película está llena de guiños al Batman televisivo de Adam West, ¿quién no ha pensado lo mismo viendo subir a Antonio Banderas por la pared o al salir con Tornado de la "Zorrocueva" emulando a West y Ward en el Batmovil?
¿Y qué decir de los combates? Otro director que sabe dirigir una pelea de una persona contra varias... y también sabe cómo enseñarlas para que el combate sea visible e inteligible, no como otros...
Al grano, si queréis ver una película entretenida sin más pretensiones que entretener, con actuaciones pasables y momentos divertidos... Esta es vuestra película.

El exorcismo de Emily Rose: tengo un problema para hablar de esta película, ¿hasta qué punto decir que Emily está muerta es un spoiler? A fin de cuentas sucede al principio de la película...
Bueno, la película está bastante bien. Había leído/escuchado bastantes críticas positivas sobre ella y, aunque no sé con total seguridad si es la mejor película de terror de los últimos 30 años, puedo asegurar que, para mi gusto, está entre las cinco mejores de esa época.
Los actores cumplen sobradamente, con una mención especial para Tom Wilkinson (el cura), Laura Linney... según gustos, a quién le guste le gustará y a quién no... pues no. La chica que interpreta a Emily Rose... bueno, se podría decir que cumple, no deja de ser una chica poseida por un demonio... La historia está contada en varios niveles: por un lado, parece una película de abogados con Laura Linney defendiendo al sacerdote que realizó el exorcismo acusado de homicidio; por otro lado, la parte religiosa con el cura realizando el exorcismo y las creencias de Emily y su familia (y la falta de las mismas de la abogada); por otro lado, el terror, cómo descubre Emily que está poseida, las apariciones del hombre sombrío y alto...
Resumiendo, que muy bien para los aficionados al cine de terror y abogados (a los que no les desagrade el cine de terror).

Reservoir Dogs: siempre es bueno y recomendable ver esta película, cada vez que la veo me gusta más, cada vez que la veo descubro más cosas, como no creo estar descubriéndosela a nadie a estas alturas, sólo diré que es una de mis 10 películas favoritas.



El club de los cinco: ¿recordais la obsesión de Jay y Bob el silencioso por Molly Ringwall y las películas de John Landis?, pues esta es una de las películas a las que se refieren. Cinco estudiantes de un instituto sin ninguna relación entre ellos (responden a los arquetipos típicos de instituto: el macarra, el deportista, la megapija, el cerebro y la inadaptada) tienen que cumplir un castigo un sábado y... el resto es leyenda. En serio, si no habéis visto esta película, no sabéis lo bien que se está fuera del instituto... o no. Que buena y que real. Recomendada más que ninguna otra.

Pulp Fiction: ehmm, otra maravilla cinematográfica. ¡Qué vivan los McGuffin's! Al igual que Reservoir Dogs, cada día me gusta más... Tampoco voy a insultar a nadie creyendo que se la estoy descubriendo.

La Guerra de los Mundos: os cuento, seis personas viendo esta película, dos de ellas la habían visto anteriormente y cuatro no. Resultado: los dos que la habiamos visto babeábamos con Spielberg y su arte (lo de babear es un poco exagerado, pero nos lo pasamos bien viéndola), los cuatro que no la habían visto: una se durmió, otra se estuvo quejando de Tom Cruise durante toda (al menos la mayor parte) de la película, otra no dejó de mandar mensajes por el móvil y el cuarto... hacía de almohada para la que se durmió (pero tampoco parecía demasiado contento).
¿Qué se deduce de esto? Que no tienen ni pajolera idea de cine.



Elizabethtown: esta película tiene un problema muy gordo... bueno, más de uno. El principio es un coñazo, a Orlando Bloom no se lo cree nadie, Kirsten Dunst es insoportable y, para rematarla, las canciones cuando Bloom está recorriendo América (y toda la película es una excusa barata para la última escena) NO están subtituladas. ¿Qué provoca esto último? Que el 90% de la sala se aburriera y mucho en esa última escena, señores distribuidores de cine en España, esto es España, el 90% de la gente no habla ni comprende el inglés, ¿ok?

Match Point: a ver... la, denominada por algunos, mejor película de Woody Allen desde Balas sobre Broadway (más o menos donde me dejó de gustar)... bueno, sobre gustos colores, pero, personalmente, me pareció un bodrio bastante aburrido con un par de buenísimos momentos pero que, francamente, no recordaré como una de las mejores películas de la historia. La coña es que la crítica y el público parece que responden... cada vez entiendo menos este mundo.

Forever Mine: ehmm, película que pusieron en el bus de Murcia a Madrid, la verdad es que no le estaba haciendo demasiado caso (algo sobre un tío enamorado de una mujer casada cuyo marido no deja divorciarse o algo así) y cuando el bus paró en Albacete y el conductor dijo que bajase todo el mundo sin parar la película acabó por convencerme para que me dedicara a otras cosas (concretamente, leer El Caballero del Jubón Amarillo).



La camarera del Titanic: ya la había visto y además, española... realmente lo tenía todo para que no le hiciese ni caso, y eso mismo, igual la veré en el futuro, pero... lo dudo.

La Rosa: esta en cambio me gustó bastante, pero, francamente, me apetecía más terminar el libro de Pérez-Reverte, así que fui mezclando ambas cosas. Por si alguien quería saberlo, creo que es una de las películas favoritas de José Antonio Abellán. De todas formas, es una buenísima película sobre el coste de la fama y Bette Midler está que se sale. Grandísima película.

Condenados a fugarse: película de Martin Lawrence y Eddie Murphy sobre un par de presidiarios que ya había visto... lo cierto es que estaba mucho más interesante la carretera, sobre todo por como llovía y como estaba helada... Bueno, de reirse y tal, supongo que si fuese un afroamericano sería mucho más divertida. Pero ni Eddie Murphy me ha hecho nunca mucha gracia ni Martin Lawrence me gusta demasiado, así que...

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaadios