jueves, 1 de septiembre de 2005

¡¡El mundo está loco!!

Sí, todo el mundo, no sólo tú, estimado lector. TODO el mundo.
Esta bien, no sé si tan loco, pero sí bastante loco.
¿O cómo definirían ustedes a pagar 27 millones de euros por un chaval de 19 años?
Pues eso mismo, ahora le jalean: "viva Sergio Ramos, viva Sergio Ramos" o le critican: "pesetero, pesetero".
A eso digo: ¿se merece las críticas o cualquiera de ustedes, si les ofreciesen un trabajo mejor pagado, con mejores compañeros (reconozco que esto es relativo) y con más oportunidades de lucirse, se irían a una velocidad de vértigo?
Yo lo haría, no sean troleros y digan la verdad... Ustedes también lo harían. Pero bueno, una vez conocida la postura del muchacho, totalmente comprensible a mi modo de verlo, volvamos a la pregunta que hacía antes (o al menos relacionada con lo de antes): ¿se pueden pagar 27 millones de euros por un chaval de 19 años? Evidentemente, sí, al menos alguien lo ha hecho, pero... ¿qué le obligarán a hacer al pobre chaval? Porque vamos... por 27 millones de euros, si Florito lo llamase a su despacho... ¿qué tendría que hacer Sergio Ramos? ¿llevar la vaselina e ir bajándose los pantalones por el camino?
Me parece una burrada, vale, me parece una burrada varias cosas, primero la barbaridad que he dicho, y segundo que sea legal pagar esa burrada por un jugador de fútbol. Oye, soy del Madrid, nos hacía falta un central, así que... me alegro de que le hayan fichado (entre otras cosas, porque no me ha costado un euro), creo que el equipo ha mejorado y mucho, justo uno de los puestos más criticados en el último año, pero me parece una barbaridad esa cantidad de dinero, incluso diría que es una cantidad de dinero casi obscena... si yo dijese esas cosas, a mí, con esa cantidad de dinero y si se descuidan, con la mitad también (diría la cuarta parte, pero me parece mucho exagerar), mi vida y, probablemente la de ustedes también, estaría arreglada hasta mi muerte e incluso un poquito más (si fuese a morir cual mortal, claro, pero como soy un inmortal... sí, de los de la película, ¿no me han visto con gabardina en pleno mes de agosto? ¿qué creían que hacía?).
Es más, viendo lo que ha sucedido en New Orleans, Irak o, mismamente, el tío que entró a pedir dinero en el Burguer King el viernes pasado cuando estabamos cenando... ¿no creen que se podría obligar a esos bestias del fútbol a entregar la mitad del dinero a ayudar a los necesitados? Nooo, tranquilos, no me estoy convirtiendo por la cantidad de texto religioso que estoy pasando últimamente, ¿les he contado alguna vez mi idea (que, desde aquí se la cedo amablemente a Zp) de cobrar el 30% de todos los salarios de los trabajadores a cambio de entregarles una vivienda digna (e igual) a cada uno de ellos? Si no lo he hecho, díganmelo y un día con más tiempo se lo contaré, es un poco estúpida, pero...
Y todo esto... ¿a qué se debe? Básicamente, a que he pasado toda la noche sin dormir y tengo un dolor de cabeza del 15 (ya saben dentro de una escala del 1 al 10, siendo el 10 el valor más alto, etc...) y, todavía, me quedan dos horas (y un poco) para irme a casa y echarme a dormir, lo que está provocando que, después de hacer todo el trabajo que tenía pendiente, me esté planteando si coger mis cosas e irme a casa a dormir...
¿A qué se debió el insomnio? Pues, básicamente, a que me he pasado casi toda la tarde dándole vueltas a un par de cosas... relacionadas con Laura y con mi trabajo.
Como pueden suponer, ambas cosas están relacionadas... empecemos por Laura, como la mayoría sabréis, nuestra relación tiene un ligero inconveniente, la distancia entre uno y otro, según la guía Campsa, 980ypico kilómetros, pero viendo las vueltas que dan los buses y tal, sobre 1.200 kilómetros, y uno se acaba hartando de esa distancia, que sí, que hasta junio, en teoría, debería estar todo parado...
Como pueden ver, la situación es peliaguda... y demasiado personal, así que todo el tocho anterior queda censurado y se lo enviaré vía e-mail a Laura para hablarlo con ella.
Y en lo que refiere al trabajo, pues... vuelve a haber el mismo ambiente que cuando llegué y, para ser francos, no creo que, visto el ritmo de trabajo que hay ahora mismo, aguante hasta agosto... Además, el ambiente es una mierda.
Ya les contaré alguna cosa cuando Laura vuelva del viaje.

Por cierto, antes de irme, ¡¡a las cuatro de la mañana lo ví claro!! No seguir los que no hayan leído Harry Potter y el príncipe mestizo y quieran leerlo...

Ya sé cuál es el último horcrux de Voldemort... ¡¡el propio Harry!!

Así se explicaría la profecía y todo... ;D

Nos vemos!