sábado, 16 de julio de 2005

Los habituales de mi otro blog, o mejor dicho, del blog que creé y en el que ahora sólo colaboro, ya sabrán (sobre todo si leen los posteos en orden como Laura) que ayer fui a ver la película de Los 4 Fantásticos...

[Interludio musical, no se vayan todavía, aún hay más...]

"No era uno, no eran dos...
no eran cinco, no eran seis...
eran cuatro... CUATRO FANTÁSTICOS"

[Después de este breve interludio musical, continuo...]

A lo que iba, es curioso como funcionan las cosas, cuando me levanté no tenía ninguna intención de ir a ver la película cuando me levanté el viernes... pero según iban pasando las horas... más me apetecía verla pronto, todo esto, claro, ayudado porque Laura va a ir el lunes con Sonia a verla en lugar de esperar a verla conmigo... claro, las fans de Embrujadas es lo que tienen. Pues bien, según se iba acercando la hora de la primera sesión, mis ganas de verla seguían incrementándose... hasta que, una vez que entré por la puerta de mi casa a las 15y20, me decidí a irme a verla.
¿Llamaba a alguien? Nahh, ¿para qué? si a mí no me avisan, yo tampoco les aviso, es justo, ¿no creen?.
Pues bien, mi sobrina y yo (mi sobrino se negó a venir) salimos de casa corriendo a las 15y35, cuando la sesión empezaba a las 16:00, así que el autobus quedaba descartado... Taxi, pues.
Subimos al taxi y lo primero fue meterle prisa al taxista para llegar. A su favor, a pesar de lo que tardó en salir (no por su culpa, ojo) que antes de las 15y45 estabamos en la puerta de Los Rosales (lo siento, para mí los Equitativa han muerto)... Conseguimos las entradas, nos sentamos, a pesar de mis continuos intentos por enviar un sms mi teléfono Vodafone no tenía cobertura (incido en la marca porque mi sobrina tiene Movistar y sí que tenía cobertura), trailers y empieza la película...

Para ver qué me pareció la película, visiten el otro blog.

Nos vemos!!